Sin duda alguna, las nuevas tendencias tecnológicas empujan a revisar los conceptos que poco a poco habíamos ido adquiriendo en el mundo de la validación de sistemas informatizados. Conceptos como Cualificación de la Instalación, gestión de la seguridad y control de acceso al sistema, realización de las copias de seguridad, cambios en el software… se han visto sobrepasados, o al menos cuestionados, por la irrupción de sistemas en la nube (cloud computing).

El encaje de estos sistemas dentro de la industria farmacéutica es cada vez mayor, y se están utilizando sistemas tipo ERP, CRM, Correo Electrónico… pagando por el uso que se realiza de los mismos, en el modelo conocido como SaaS (Software as a Service).

El abanico de oportunidades que nos ofrece el mercado es amplio y diverso, a la vez que el tipo de empresa que ofrece el servicio también presenta diferentes escenarios:

  • Desde grandes empresas a las que contratamos servicios específicos y con quien apenas establecemos una relación comercial a través de un contrato modelo, bajado de la web del suministrador,

  • Hasta empresas de tamaño medio o pequeño de las que conocemos perfectamente el equipo humano y técnico que hay detrás, y donde están los servidores donde residen nuestros datos.

Sea cual sea el modelo que adoptemos, la preocupación por demostrar los principios de seguridad, integridad y fidelidad de la información generada, mantenida o transmitida por dichos sistemas se mantiene, independientemente de la tecnología.

Pero estos nuevos retos tecnológicos nos obligan a adaptar nuestra metodología de validación, que se basará, mucho más que antes, en la confianza que nos pueda dar y demostrar el suministrador.​

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *